Cómo gestionar eficazmente una vivienda en alquiler.

 

Actualmente estamos viendo como nos encontramos en una etapa de boom del alquiler, frente a la compra de la vivienda debido principalmente a la dificultad del acceso a la financiación hipotecaria para afrontar la compra.

 

Este alza del alquiler lo podemos ver en noticias publicadas durante los últimos meses dónde nos informan que los precios de alquiler siguen subiendo al igual que la gente que vive de alquiler, que ya llega hasta el 22 % de la población.

 

Este incremento en el mercado del alquiler, ha llevado a afirmar que el coste de mantener una vivienda vacía era de 8.500 €, cifra que obviamente dependerá del municipio dónde se encuentre el inmueble.

 

El mercado del alquiler residencial es una parte importante del sector inmobiliario, muy atomizado debido a la existencia de numerosos propietarios individuales de viviendas que actualmente conviven con grandes empresas dedicadas a tener gran cantidad de viviendas en arrendamiento.

 

Siempre ha sido una demanda dentro del sector inmobiliario, la profesionalización del mercado del alquiler, siendo importante el rol que desempeñan los propietarios de las viviendas, puesto que han de fijar correctamente el precio del alquiler atendiendo a la oferta y demanda existentes, y siempre teniendo en cuenta las variables que afectan al precio: ubicación, superficie, comunicaciones.

 

En este papel de los propietarios, no hay que descuidar el estado de la vivienda, puesto que en ningún caso el casero no ha de olvidarse de ello puesto que tener una vivienda en estado optimo, paredes pintadas, suelos cuidados, cocina equipada, es una garantía para poder alquilar rápidamente la vivienda.

 

La tendencia es clara, se ha de profesionalizar el mercado del alquiler y el camino lo están enseñando las grandes Socimis, con sus viviendas en alquiler. Pero esta tendencia no puede escapar a la mayoría de los propietarios individuales de viviendas, puesto que actualmente hay empresas especializadas en la gestión de alquileres y que ofrecen servicios adaptados a cada uno de los propietarios.

 

El objetivo de éstas empresas es conseguir la máxima rentabilidad de la vivienda, lo que lleva a estar pendiente desde la elección del inquilino hasta tener en buen estado la vivienda para el alquiler, así como establecer una relación fluida y transparente con propietarios e inquilinos.

 

En Méntor, acompañamos al propietario desde la comercialización de la vivienda en alquiler, redactando los correspondientes contratos de alquiler, así como la sustitución del propietario en la relación con inquilino y la resolución de los posibles conflictos que puedan generarse.

 

En nuestra opinión, y así se hace en nuestro caso, el modelo de prestación del servicio debe estar basado en la atención personalizada, eficacia y rapidez en la resolución de las incidencias, con la implantación del sistema win-win para que todas la partes implicadas salgan beneficiadas.

 

José Ángel Fernández.

Méntor Administración de Patrimonio Inmobiliario.